¡DI QUE SÍ A SENTIRTE JOVEN!

¡DI QUE SÍ A LOS LÁCTEOS!

  • Las personas mayores pueden tener dificultades para ingerir algunos alimentos y esto hace que sus necesidades nutricionales sean difíciles de cubrir, por lo que los productos lácteos pueden cobrar un papel fundamental, ya que son alimentos apetecibles, de fácil consumo y masticación, que ayudan a los mayores a satisfacer sus requerimientos energéticos.
  • Además, los productos lácteos tienen una elevada densidad y variedad de nutrientes, por lo que, desde el punto de vista nutricional son alimentos básicos que contribuyen a una dieta equilibrada, y destacan por una serie de propiedades beneficiosas para la salud a los mayores.
  • Los productos lácteos enriquecidos con VITAMINA D, son muy recomendables a medida que la persona va envejeciendo, ya que ayudan al mantenimiento de los huesos en condiciones normales.
  • Se ha comprobado que la presión arterial puede disminuir con el aporte de CALCIO. Además, el ÁCIDO LINOLEICO presente en los lácteos contribuye a mantener los niveles normales de colesterol en sangre.
  • Además, la fragilidad en las personas mayores se debe en parte a la pérdida de masa muscular y para luchar contra este fenómeno se debe mantener una adecuada ingesta de alimentos ricos en PROTEÍNAS, como los lácteos.

 

¡DI QUE SÍ A UNA VIDA ACTIVA!

  • Los adultos de 65 en adelante deben dedicar 150 minutos semanales a realizar actividades físicas moderadas aeróbicas, o bien algún tipo de actividad física vigorosa aeróbica durante 75 minutos, o una combinación equivalente de actividades moderadas y vigorosas.
  • La actividad se practicará en sesiones de 10 minutos, como mínimo.
  • A fin de obtener mayores beneficios para la salud, los adultos de este grupo de edades conviene que dediquen hasta 300 minutos semanales a la práctica de actividad física moderada aeróbica, o bien 150 minutos semanales de actividad física aeróbica vigorosa, o una combinación equivalente de actividad moderada y vigorosa.
  • Los adultos de este grupo de edades con movilidad reducida conviene que realicen actividades físicas para mejorar su equilibrio e impedir las caídas, tres días o más a la semana.
  • Deben realizarse actividades que fortalezcan los principales grupos de músculos dos o más días a la semana.
  • Cuando los adultos de mayor edad no puedan realizar la actividad física recomendada debido a su estado de salud, se mantendrán físicamente activos en la medida en que se lo permita su estado.

*Actividad física recomendada por la OMS.