Un desayuno saludable debería estar en la mente de todos al levantarnos.  La primera comida del día es, además, la más importante, ya que es la que nos da la energía y los nutrientes que nos hacen falta para hacer frente a nuestra jornada. Si dedicamos menos de 15 minutos a nuestro desayuno, no estamos dando el tiempo necesario para que nos siente bien. El primer almuerzo del día es, además, el encargado de activar el metabolismo de nuestro cuerpo. No hacerlo como es debido puede llevarnos a un empeoramiento del estado de ánimo, un aumento de la fatiga, del estreñimiento, de la concentración o del riesgo de parecer obesidad o sobrepeso.